ACCIONES POSITIVAS PARA UN MEJOR COMPORTAMIENTO DE LOS HIJOS:

Actuar en positivo. Hemos de enseñar y procurar nuevos aprendizajes mediante el cariño, el premio, haciéndoles caso, prestándoles atención, dándoles dosificado (o no) aquello que más les gusta cuando se porten bien, cuando realicen las actividades que les hemos pedido, estén tranquilos, nos den, nos comuniquen…

¿Sabéis aquella frase de que “a los niños hay que hacerles caso cuando se portan bien”, y no cuando regañan, se pelean, rompen cosas…? Pues eso. Tenemos la mala costumbre de hablarles, de dirigirnos a ellos, incluso a veces cogerlos en brazos o tener mayor contacto físico cuando se están portando mal.
Eso es reforzar una conducta inadecuada.
Si vais al apartado de Modificación de conducta, recordaréis que las conductas aumentan si se refuerzan de forma positiva.

• Propiciar alternativas, fomentar conductas positivas, y poder sustituir las conductas inadecuadas por conductas adecuadas en los diferentes entornos.
Esta idea es harto conocida entre los profesionales que nos dedicamos a vuestros niños, y seguramente que la habréis escuchado más de una vez. Queremos deciros que hay que enseñarles u ofrecerles, proporcionarles, otras “cosas”, tareas, actividades, para que tengan mayor número de probabilidades de ser premiados.
Tenéis que pensar que las conductas que les propiciemos tendrán que competir en cuanto a la eficacia del refuerzo con aquello que más les ha gustado en la mayoría de las ocasiones y que mejor resultados les ha dado.

PSICOSALUD BENIDORM. ACCIONES POSITIVAS

Por ejemplo: tirar objetos, golpear la mesa hasta conseguir algo de su agrado. Si les sustituimos esta conducta por pedir lo que quiere, aunque sea tocando, señalando el objeto, el refuerzo lo va a tener igualmente y ¡habremos sustituido la forma de obtenerlo…! Y así con un sinfín de situaciones o malos hábitos que entre todos, y contra nuestra voluntad, hemos ido generando.
• Fomentar el bienestar: Será, y seremos todos más felices si conseguimos mantener un sistema de refuerzos natural, conocido, controlado entre todos, y en el que la comunicación sea el primer lazo de unión y conexión entre todos nosotros.
• Promover la estabilidad: Estructura, feliz rutina y conocimiento de lo que va a ocurrir, materiales analógicos que nos avisen de los acontecimientos que van a suceder, y muy especialmente de aquellos que supongan cambio en nuestra rutina y costumbres.
• Proporcionar oportunidades: A veces, no disponemos los elementos del contexto en el que se encuentran para que puedan ellos tener la oportunidad de comunicar, de hacer, de ser agentes de su propio comportamiento y de sus consecuencias. Si planificamos los apoyos que vamos a necesitar para que esto sea posible, nos parecerá fácil llegar a conseguirlo.
Estrategias comunicativas:
Es por ello que hay algo que es muy importante a valorar entre las familias y los profesionales: el hecho de poder valorar las estrategias comunicativas que utiliza el niño. Sí, así es. A veces, por mucho que les conozcamos, no nos damos por aludidos y ¡está desesperadamente queriéndonos decir algo.
Las estrategias comunicativas de nuestros niños pueden tener las siguientes funciones:
• Pedir ayuda
• Pedir atención
• Pedir comida
• Pedir objetos
• Pedir actividades
• Pedir descanso
• Pedir ir a algún lugar
• Protestar por algo
• Indicar malestar
• Indicar malestar físico
¿Habíais pensado que en muchas ocasiones esas conductas inadecuadas que ocurren pueden ser por intentar decirnos, sin saber cómo, algunos de estos aspectos? Prueba a identificarlo…

Y también los medios para conseguirlos pueden aparecer como:
• Lenguaje normal
• Una palabra
• Ecolalias
• Gestos
• Signos
• Señalar
• Llevar de la mano
• Agarrar
• Lanzar
• Agitarse
• Fijar la mirada
• Autoagresión
Por ello, es muy importante que entre todos creemos un contexto apropiado para la comunicación (Carr, 1985).
¿Cómo? Ahí van algunas ideas:
En primer lugar, nosotros debemos establecer una relación positiva.
Una de las condiciones que hace que esto ocurra, y que todos los expertos consultados nos aconsejan, es el convertirnos nosotros mismos en un refuerzo.
Sí, así es, ser nosotros mismos encantadores, promesa de refuerzos, seductores… que sepan que estar con nosotros va a ser señal de pasárselo bien o poder tener acceso a cosas y situaciones que le gustan.
Esto conlleva un segundo punto que sería el hecho de que de este modo, y sólo viéndonos ya seremos para ellos una señal para el acercamiento y la comunicación.
Y en tercer lugar, algo que está muy relacionado con el aprendizaje de las habilidades sociales:
¡que nuestro hijo aprenda a ser agradable a los demás!
Empezando por su forma de vestir, adecuada a su edad y a su tiempo; por cumplir unos mínimos e imprescindibles hábitos de higiene; aprender a saludar, a mirar, a estar tranquilo, a no llamar la atención sobre su presencia.
¿Cuántas personas sin discapacidad pasan al lado de una persona con discapacidad y la tratan como si fuera invisible?
Entre todos conseguiremos que la presencia de nuestros niños sea constante, estable, y muy agradable.

SI NECESITAS MÁS CONSEJOS, DESDE HTTP://LAPSICOLOGAENCASA.WORDPRESS.COM Y PSICOSALUD BENIDORM PODREMOS COLABORAR EN LA RESOLUCIÓN DE TODAS LAS DUDAS QUE TENGAS EN EL DÍA A DÍA.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s